8chan, la plataforma que se volvió un megáfono para atacantes y supremacistas

Cuando escuchó la noticia del tiroteo masivo en El Paso, Frederick Brennan se estaba preparando para ir a la iglesia, cerca de su hogar en las Filipinas. Su respuesta fue instintiva e inmediata.

“Cada vez que me entero de un tiroteo masivo, sé que tengo que ponerme a buscar la conexión con 8chan“, dice Brennan.

Él fundó el foro de mensajes online 8chan en 2013, como una derivación del más conocido 4chan. En sus primeros años, el sitio se hizo popular como una plataforma sin moderadores, donde reinaban el anonimato y el humor chocante y ofensivo.

Pero actualmente 8chan es conocido por ser un megáfono para los atacantes de tiroteos en masa y como plataforma de reclutamiento de violentos supremacistas blancos. Y Brennan, que dejó de trabajar con el actual dueño del sitio hace un año, pide que lo cierren antes de que lleve a nuevos actos de violencia.

“Cierren el sitio -dijo Brennan ayer al ser entrevistado-. No le hace ningún bien al mundo. Es totalmente negativo para todos, excepto para los usuarios que están ahí. ¿Y saben qué? Es negativo también para ellos mismos, solo que no se dan cuenta”.

En lo que va del año, tres tiroteos masivos -el de El Paso, la masacre de las mezquitas de Christchurch, Nueva Zelanda, y el tiroteo en la sinagoga de Poway, California- fueron anunciados previamente por 8chan, por lo general acompañados de escritos racistas que parecían diseñados para viralizarse por internet.

Minutos antes del tiroteo en El Paso, en el foro político de 8chan, conocido como /pol/, apareció un mensaje de cuatro páginas cuyo autor se identificaba como el actual sospechoso de los ataques. La persona que posteó el mensaje alentaba a sus “hermanos” de 8chan a difundir su contenido por todo el mundo.

Como ya es recurrente que el sitio aparezca vinculado a tiroteos masivos, se ha convertido en objetivo central de quienes intentan cortar las vías de comunicación del extremismo en las redes.

” 8chan es como el boletín de noticias donde los peores criminales comparten sus ideas más atroces -dice Jonathan Breenblatt, director ejecutivo de la Liga Antidifamación-. Se ha convertido en una caja de resonancia que amplifica y difunde esa ideología, que termina radicalizando a otras personas”.

Desde que Brennan entregó el control del sitio, en 2015, 8chan es manejada desde las Filipinas por Jim Watkins, un veterano del Ejército de Estados Unidos.

El sitio sigue careciendo casi por completo de moderadores y su compromiso con la difusión de los discursos de odio lo ha convertido en el lugar donde los extremistas ponen a prueba sus ideas, comparten textos violentos y celebran a los asesinos en masa. Los usuarios de 8chan suelen idolatrar a los atacantes y usan una jerga interna para referirse a sus matanzas: hablan de “puntaje alto” para referirse al número de muertos y crean memes elogiosos para los asesinos.

Brennan, que padece osteogénesis imperfecta y se mueve en silla de ruedas, viene intentando distanciarse de 8chan y de sus actuales propietarios. En marzo dijo estar arrepentido de haber participado en la creación del sitio y advirtió que la cultura de violencia que se había arraigado en 8chan podía llevar a nuevos atentados en masa. Y después del tiroteo en El Paso, Brennan parece haberse resignado ante los hechos.

“¿Otro tiroteo de 8chan? -tuiteó anteayer-. ¿Podré seguir adelante con mi vida alguna vez?”.

Watkins, el veterano norteamericano que dirige actualmente el sitio con su hijo Ronald, sigue desafiando las críticas y se ha resistido a moderarlo o cerrarlo. Ayer, en la página de inicio de 8chan podía leerse un banner que decía: “Bienvenidos a 8chan, los abismos más oscuros de internet”.

“Me devano la cabeza para entender por qué sigue, y simplemente no entiendo -dice Brennan-. Después de lo de Christchurch, después del tiroteo de la sinagoga, y ahora, después de esta masacre, siguen pensando que todo esto es gracioso”.

Watkins no respondió a ninguno de los múltiples requerimientos periodísticos.

En los inicios de 8chan, Brennan defendía el derecho de los usuarios a postear anónimamente y sin censura, y desdeñaba los incidentes de acoso o violencia de parte de los usuarios del sitio como un precio a pagar por tener un foro abierto de opinión. Pero más recientemente Brennan empezó a asistir a la iglesia bautista y ha intentado persuadir a Watkins de que cierre el sitio. Ambos viven en las Filipinas, a corta distancia, y Brennan dice que suele pasar frente a la casa de Watkins camino a la iglesia.

Brennan dice que otros sitios, como Facebook y Twitter, también tienen su rol en la difusión del tipo de mensajes violentos que suelen originarse en 8chan. Pero agrega que esos sitios han sido más proactivos a la hora de retirar contenidos.

Traducción de Jaime Arrambide

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*